La muñeca de trapo es uno de los juguetes más especiales de nuestro acervo lúdico. En ella se quedan plasmados y se transmiten sentimientos, ilusiones, sueños, deseos libertarios, tal como lo dijera una y otra vez nuestra querida Zobeyda la muñequera.

En Venezuela se elaboran empleando diversas técnicas y materiales. Hay unas que les bordan todas las facciones del rostro y a otras se los pintan. Las hay andinas, llaneras y orientales negritas. También hay muñecas de fibras vegetales, taparas, barro, madera, plástico, papel.

Recientemente las muñequeras orientales se han organizado para celebrar encuentros nacionales de muñecas de trapo con carácter histórico, donde presentan muñecas que representan a los personajes que han marcado la historia de una región, de una ciudad o de un pueblo.

Además se han hecho esfuerzos en varias partes del país por realizar los bautizos de muñecas de trapo para que como dijera Zobeyda (2001)"Al final, todos quedamos comadres y compadres para toda la vida, jurando no mezquinarnos nunca ni el agua ni la comida y que no les falten a las muñecas ahijadas caramelos, bendiciones ni, mucho menos, amor".



Muñecas y muñecos de trapo elaborados por varias muñequeras y muñequeros de Venezuela

Del libro Autobiografía de una Muñeca Cimarrona de Zobeyda Jiménez (2001) les ofrecemos este extracto que refleja la importancia de una muñeca de trapo elaborada en casa con el apoyo de todos los miembros de la familia:


Las muñecas de trapo nos empeñamos en seguir con los niños construyendo juguetes y apoyándolos en sus juegos. Pedimos a los adultos un espacio en su alma y un espacio físico para que los niños sean felices. Esto no requiere grandes cantidades de dinero, sino un poquito de amor y respeto a sus derechos.

Vea en el siguiente enlace:

 la Declaración de las muñecas de trapo de Zobeyda

comments powered by Disqus